Preguntas frecuentes sobre la Psicoterapia y la Terapia Breve Estratégica

Preguntas

  • ¿Cuando acudir a un Psicólogo?

    Si ha decidido buscar un psicólogo es probablemente porque algo en su vida no va como esperaba, su mundo o  el de alguno de sus seres queridos está desordenado o falto de equilibrio y no se encuentra con fuerzas suficientes para afrontar en solitario obstáculos que le superan. En ocasiones el malestar es tan agudo que le impide desarrollar su vida con normalidad convirtiendo, por su manera de reaccionar, una dificultad inicial en un problema.

    A veces es el médico el que le recomienda al observar cambios preocupantes en su salud, y en ocasiones son los amigos, la pareja o la familia que le ve cambiado y se lo comenta.

    Es común escuchar que ir al psicólogo es de “débiles” y frecuente sentir vergüenza a pedir ayuda, la humildad de aceptar que somos falibles, que tenemos momentos bajos y que sufrimos en un momento puntual de nuestra vida es una manera activa de intentar solucionar nuestras dificultades y convertir los límites en recursos. Es signo de fortaleza admitir nuestras debilidades e intentar superarlas, la imagen de una persona fuerte no es aquella que nunca cae, sino la que cae y la vemos levantarse.

    El miedo a estar “loco” es otro motivo de evitar ir al psicólogo, el poder ser diagnosticado algo grave, sólo afrontando para resolver tus dificultades desterraremos dicho prejuicio.

  • ¿Cuál es la diferencia entre Psicólogo y Psiquiatra?

    La psiquiatría es una especialidad de la medicina, dedicada al estudio y tratamiento de las enfermedades mentales y del comportamiento anormal. La visión del psiquiatra es organicista, se centra en los posibles procesos biológicos, desequilibrios fisiológicos y en consecuencia prescribe fármacos que intervienen en el cerebro tratando de modificar las deficiencias en su funcionamiento.

    La psicología tiene una visión humanista, es una ciencia que tiene su origen en la filosofía, estudia los procesos mentales en el comportamiento sano y psicopatológico. La especialidad de psicología clínica tiene como herramienta las psicoterapias, que son distintos modelos de psicología para evaluar y generar cambios a través de la palabra, es decir, la psicoterapia es construir realidades inventadas que produzcan efectos concretos.

    En algunas ocasiones psicólogos y psiquiatras trabajan conjuntamente para dar respuesta y soluciones a las patologías, de manera que medicamentos y psicoterapias a veces resultan complementarios. 

  • ¿Que se entiende por trastorno mental?

    Los trastornos mentales son alteraciones que repercuten sobre nuestras emociones, pensamientos y comportamientos, nos generan malestar y limitan nuestro día a día.

    Es el producto de la interacción entre el individuo y su realidad, son maneras disfuncionales de percibir y reaccionar construidas por los esfuerzos reiterados en cambiar. Los problemas aparecen cuando estrategias que habían sido útiles en el pasado son mantenidas a pesar de que las condiciones del entorno han cambiado y que estas estrategias ya no funcionan, por desgracia muchas veces se siguen utilizando la solución catastrófica de seguir haciendo lo mismo. 

  • ¿Cuál es el objetivo de la Terapia Breve Estratégica?

    El objetivo es romper el circulo vicioso que se establece entre los intentos de solucionar el problema y su persistencia, por medio de experiencias concretas capaces de modificar la vivencia o la manera de percibir la realidad del sujeto, y que éstas a su vez harán cambiar también sus reacciones. Es decir el objetivo sería experimentar para cambiar, que realmente es la forma más natural de aprender.

  • ¿Qué metodología sigue la Terapia Breve Estratégica?

    El terapeuta estratégico interviene sobre la lógica de la solución del paciente, a través de prescripciones que permitan conocer mejor la estructura del problema y cómo se mantiene en el presente, usa estratagemas terapéuticas a través de tareas que son verdaderas tácticas de acción, utiliza un diálogo estratégico y una comunicación persuasiva.

    Usamos “protocolos específicos” de tratamiento para trastornos particulares, que han sido creados a partir de la experiencia clínica, en un proceso de investigación de casos resueltos de más de 20 años y que continúa vigente en la actualidad. 

  • ¿La Terapia Breve Estratégica tiene en cuenta la causa?

    Conocer la causa no equivale a encontrar o saber aplicar la solución, por lo que para el psicoterapeuta estratégico el pasado será útil para conocer lo que la persona ha intentado hacer para tratar de solucionar su problema. La intervención se basa en modificar los elementos que mantienen el problema, en cómo funciona y en las soluciones intentadas para resolverlo que no han tenido éxito, así como en la construcción de estrategias precisas e individualizadas que ofrezcan nuevas perspectivas.

    La Terapia Breve Estratégica no se centra en buscar la causa, ni en descubrir el porqué de las cosas, ya que sobre el pasado no podemos intervenir ni cambiarlo. 

  • ¿Qué diferencia hay con la corriente de psicología cognitivo-conductual?

    Ambos tratan de cambiar la visón del sujeto y resolver el problema focalizándose en el momento actual. Pero el proceso es opuesto al cognitivo-conductual, en las primeras fases de la terapia breve estratégica el objetivo es incidir, no en lo cognitivo a través de explicaciones racionales sobre su problema, sino en conductas a realizar que evocaran sus sensaciones, haciéndole corregir un comportamiento a través de sus vivencias, porque es lo que produce un verdadero cambio de pensamiento.

    Se emplean prescripciones de conducta basadas en estratagemas para que el paciente experimente determinadas emociones, sólo después se desvelarán los verdaderos propósitos de las tareas, y así conseguimos reducir la resistencia al cambio de los trastornos psicológicos.

  • ¿La Terapia Breve Estratégica siendo breve es una terapia psicológica profunda?

    El modelo evolucionado de Terapia Breve Estratégica de Giorgio Nardone se trata de una intervención breve entendiendo como tal, que por debajo de las 10 sesiones se produce una mejoría palpable, por una parte elimina los síntomas o los comportamientos disfuncionales motivo de consulta, y por otra produce un cambio en la modalidad a través de la cual el sujeto construye su propia realidad personal e interpersonal, adquiriendo un nuevo equilibrio que le lleva, no a padecer, sino a gestionar su realidad. Por lo que es una intervención radical y duradera y no una terapia superficial y meramente sintomática. 

  • ¿Qué podemos hacer si la persona que tiene el problema rechaza venir a consulta?: la Terapia indirecta.

    Si la persona allegada se niega a ser ayudado y no quiere venir a consulta pruebe con la Terapia indirecta.

    A través de usted se pueden conseguir cambios y la resolución del problema: si quiero modificar una conducta puedo actuar, no sólo sobre el individuo que presenta el problema, sino sobre sus familiares, porque el problema se mantiene gracias a los mecanismos de circularidad, cambiar algo en un miembro del sistema produce efectos concretos en todos ellos.

    La Terapia indirecta estará indicada para:
    • Personas que padecen por los problemas de sus familiares y no quieren venir a terapia.
    • Padres con hijos pequeños que sería contraproducente que vinieran a terapia.

  • ¿Qué importancia tiene la relación terapéutica en la Terapia Breve Estratégica?

    Mucha, no solo es importante conocer un trastorno sino saber transmitir que lo conocemos y crear un impacto emocional. El terapeuta estratégico es muy cuidadoso en cómo se comunica con el paciente, en el lenguaje verbal y no verbal, usamos una comunicación llamada hipnoterapia sin trance, transmitida a través del estudio del Dr. Milton H. Erickson. Se emplea una alternancia entre un lenguaje más explicativo y otro analógico basado en imágenes. 

  • ¿Cuánto dura la Terapia Breve Estratégica?

    En torno a los 6 meses repartidas en sesiones quincenales. Obviamente cada caso es distinto, unas veces se requiere una terapia más larga y otras más breve, pero si la terapia funciona los cambios aparecen rápidamente, habitualmente antes de la 3ª/4ª sesión.

    Es a partir del cambio cuando la terapia adquiere mayor relevancia porque lo importante es que el cambio se mantenga, se consolide y se generalice a otras situaciones.

    Una vez consolidado el cambio se sigue al paciente a lo largo del tiempo, dándole una cita a los 3 meses, a los 6 meses y al año. El fin de la terapia se produce o por abandono del paciente o al resolver el problema tras la fase de seguimiento, pero en casos de patología muy severa mantenemos la terapia.