Manejo del dolor

Estudios de neuro-imagen han demostrado cambios fisiológicos en el cerebro con el uso de la hipnosis en personas que sufren de dolor crónico, modificándose la intensidad del dolor así como el desagrado del mismo (“Brain Imaging Studies of the Hypnotic Modulation of Pain Sensation and Pain Affect . 1998. Rainville, P. USA”).

manejo-dolor_iStock_000023630604SmallEl dolor tiene una función adaptativa, nos avisa de un posible daño y nos alerta para que busquemos un sitio protegido para descansar y eliminemos o reduzcamos las actividades y compromisos habituales. Todo ello permite que el tejido se cure, y que uno vuelva gradualmente a las actividades normales.

Pero cuando hablamos de un dolor crónico o mantenido con el tiempo, como es el caso del dolor oncológico, de las enfermedades reumáticas, de la fibromialgia, migrañas etc. la táctica de descanso y reducción de las actividades habituales no produce ningún alivio, ¿Por qué? porque existen otros factores que también influyen en el dolor.

Los científicos ven el dolor como un mecanismo muy parecido a una puerta, que según se abra o cierre, puede influir en la cantidad de mensajes nerviosos que llegan al cerebro para que este los interprete.

Los factores que influyen en los niveles de dolor o abren la puerta son de tres clases: los factores físicos, es decir, la lesión producida, la cicatrización, el mal funcionamiento de los sistemas muscular o arterial, la tensión muscular.

Los factores emocionales, que pueden ser provocados por el mismo dolor o por otros acontecimientos de la vida diaria, como estar preocupado, enfadado, deprimido.

Y los factores mentales, cómo atender al dolor, estar aburrido debido a que hemos reducido ciertas actividades por causa del dolor, y cómo lo percibimos.

Mediante la hipnosis ericksoniana podemos influir sobre los factores emocionales y mentales del dolor ya diagnosticado, le enseñaremos técnicas específicas para:

  • Aprender a auto-inducirnos una serie de alteraciones de percepciones y consciencia para mejorar la salud y promover una recuperación física y mental.
  • Transformar la sensación dolorosa en calor, frío, acorchamiento, distorsión del tiempo, luz etc.
  • Controlar el dolor mediante la analgesia hipnótica.
  • Modificar la intensidad del dolor y disociarse de la sensación dolorosa.
  • Adquirir una herramienta para mejorar tu calidad de vida: la auto-hipnosis.